1. Inicio
  2. 5 medidas prácticas para proteger su lugar de trabajo del coronavirus

5 medidas prácticas para proteger su lugar de trabajo del coronavirus

Cleaning Workplace | Ecolab

Como profesional con especialización en seguridad alimentaria y salud pública, sé de primera mano que los protocolos de higiene en el lugar de trabajo con frecuencia son más fáciles de formular que de seguir. A pesar de las normas claramente establecidas, he visto trabajadores de la industria alimentaria lavarse las manos muy rápidamente en el baño, o que ni siquiera se las laven. Es humano y en el mundo real ocurre casi en todos lados.

Un estudio de 2018 del Departamento de Agricultura de EE. UU. mostró que el 97 % de las personas no se lava las manos correctamente. La mayoría no se las lava durante los 20 segundos requeridos o no las seca con una toalla limpia. Otro estudio, publicado recientemente en Journal of Acute Care and Physical Therapy, descubrió que incluso en los hospitales, la higiene de manos de los visitantes deja mucho que desear. Uno pensaría que aquellas personas que visitan un establecimiento lleno de personas enfermas tendrían mucho cuidado de tener las manos libres de gérmenes, pero generalmente ocurre lo contrario. Los índices de lavado de manos varían mucho, del 0.5 % al 11 % en la entrada principal del hospital, del 9 % al 35 % en unidades generales y quirúrgicas y del 7 % al 94 % en unidades de cuidado intensivo.

Esta inconsistencia en el comportamiento da mucho que pensar en la situación del brote actual de la enfermedad del coronavirus, también conocido como COVID-19. Si a tantas personas les cuesta seguir las prácticas de higiene de manos básicas en épocas normales, ¿cómo podemos hacer que las sigan al enfrentar una posible pandemia?

La buena noticia es que son medidas prácticas y manejables que puede tomar para mejorar significativamente el cumplimiento de la higiene en el lugar de trabajo. Ahora es el momento en el que debemos adoptar una nueva actitud frente a la prevención de enfermedades infecciosas. Debe implementar estas medidas en su propio lugar de trabajo lo más pronto posible, no solo para protegerse a usted mismo y ayudar a detener el brote actual, sino también para estar listos para brotes futuros.

Todavía no conocemos el impacto total del coronavirus, pero sabemos que nos enfrentamos a una situación seria. La Organización Mundial de la Salud ha declarado que el brote es una pandemia. En todo el mundo, se ha confirmado que más de 100,000 personas se han infectado y más de 4,000 han muerto. Varios países han declarado la cuarentena, cerrado escuelas y cancelado eventos. Los impactos económicos podrían ser muy significativos. Todos tenemos que actuar con responsabilidad y evitar una mayor propagación del virus. 

En Ecolab, conocemos bien estos desafíos. En 2019, ayudamos a nuestros clientes a limpiar 15 millones de habitaciones de hospitales y más de mil millones de habitaciones de hotel. Todos los días, recopilamos datos sobre 1.3 millones de interacciones de higiene de manos en hospitales de todo el mundo. Un estudio en cinco hospitales de los Estados Unidos mostró que después de dos años, nuestro nuevo programa de higiene de manos ha aumentado las tasas de cumplimiento al 86-90 % y redujo las tasas de infecciones hospitalarias un 29 %. En comparación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades calculan que el cumplimiento con la higiene de manos en hospitales ronda cerca del 40 % en promedio.  Nuestro enfoque es observar de cerca, encontrar los lugares donde fracasan los protocolos, desarrollar soluciones y monitorear las mejoras continuas. 

Sin importar las actividades que lleve a cabo, al seguir los mismos principios y tomar medidas simples y razonables, puede mejorar drásticamente los protocolos de prevención de infecciones en sus propias oficinas e instalaciones y proteger a su personal y a la población en general. Le contamos cómo:

1. Informe a su personal:
En la actualidad, todas las personas miran sus redes sociales y son bombardeadas las 24 horas del día, los 7 días de la semana con información correcta e incorrecta sobre el coronavirus. Muchas personas están confundidas o sospechan de lo que escuchan. Hágase cargo de suministrar la información correcta. 

Para brindar información a su personal primero tiene que informarse usted. Un buen lugar para empezar es la página web sobre el coronavirus de Ecolab. También puede seguir de cerca las comunicaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de sus autoridades médicas locales.

2. Concéntrese en las vulnerabilidades y cree un plan:
Arme un equipo de prevención de infecciones. Pídale que estudie minuciosamente el ambiente de trabajo, busque posibles áreas de riesgo y cree un plan para tratarlas.

Algunas soluciones son obvias. Es evidente que hay que desinfectar las superficies de alto contacto, como picaportes, botones de ascensores e interruptores de luz, o suministrar toallitas desinfectantes y crear estaciones de desinfección de manos. Pero pueden haber otras cosas a tener en cuenta. Por ejemplo, si la mayoría de su personal trabaja en lugares de tránsito públicos repletos de gente, quizás sea una buena idea prestar más atención en mantener las puertas exteriores limpias y colocar dispensadores de desinfectante para manos en las entradas.    

También es recomendable revisar sus políticas y prácticas de Recursos Humanos. ¿Las personas pueden trabajar desde su casa si fuera necesario y tienen la tecnología para hacerlo? ¿Sus empleados se sienten cómodos cuando tienen que pedir licencia por enfermedad? 

Los problemas varían según cada oficina y establecimiento. Tal vez note que ya está haciendo un muy buen trabajo. Pero de acuerdo a nuestra experiencia en entornos complicados, sabemos que todo comienza con un estudio cuidadoso y metódico de los protocolos existentes. No puede encontrar, y resolver, problemas si no los busca.

3. Capacite a sus empleados
Lo básico para evitar las infecciones virales es bastante simple: lávese bien las manos y con frecuencia. Cúbrase cuando tose o estornuda. Limpie y desinfecte superficies de alto contacto con regularidad. Quédese en casa si está enfermo. Estas cosas son simples, pero sabemos que las personas no las practican lo suficiente. Procure que sus empleados sepan cómo cumplir con las pautas de higiene en sus actividades diarias al ofrecer capacitación.

Designe miembros de su equipo de prevención de infecciones para que les enseñen a sus colegas los procedimientos adecuados. Por ejemplo, el protocolo del lavado de manos adecuado es fácil de aprender. Puede encontrar el video de Ecolab sobre el tema aquí. Reunir a sus empleados para la capacitación también creará una sensación compartida de urgencia y compromiso. 

4. Vuelva a evaluar y haga mejoras: 
Nada es perfecto, y menos al principio. Es por eso que debe pedirles a sus empleados, comenzando con su equipo de prevención de infecciones, que presten mucha atención al cumplimiento. ¿Existen fallas obvias? ¿Se olvidó de algo? ¿Su plan funciona? Esto le permitirá tratar los problemas a medida que avanza y hacer mejoras constantemente. 

5. Planifique en caso de contingencias:
Al igual que ocurrió en países como China, Corea del Sur e Italia, tal vez tenga que cerrar sus puertas por un período de tiempo y pedirles a sus empleados que trabajen desde casa. ¿Tiene un plan para garantizar la continuidad comercial? ¿Sabe qué hacer si un miembro del personal o un pariente cercano tiene síntomas de la COVID-19? Si eso ocurriera, ¿sabe cómo desinfectar los lugares de trabajo afectados? ¿Adoptó un protocolo para volver a abrir su lugar de trabajo después de una posible cuarentena? Tal vez no necesite estos protocolos, pero es mejor anticiparse y que no lo tome por sorpresa.  

En este punto, sabemos que el coronavirus es un riesgo de salud global serio, pero nadie sabe cuánto se propagará este brote y cómo afectará nuestros propios lugares de trabajo, familias, espacios sociales y el mundo en general.

Pero sí sabemos que no será la última vez que un brote genere una preocupación generalizada, y que existen cosas que podemos hacer ahora para evitar la propagación de enfermedades. La situación actual es un fuerte ímpetu para cambiar nuestra actitud. Debemos aprender bien las lecciones que nos deja este brote en proceso. Hagamos todo lo que podamos para protegernos hoy, sabiendo que los protocolos que adoptamos ahora nos ayudarán en el futuro. 

Ruth Petran, Ph.D., CFS, es Científica Corporativa Sénior de Seguridad Alimentaria y Salud Pública de Ecolab

 

 

 

Por:

Ruth Petran

Ruth Petran

Vicepresidenta de Investigación, Desarrollo e Ingeniería, Seguridad Alimentaria y Salud Pública

La Dra. Ruth Petran brinda asesoramiento y especialización técnica a clientes internos y externos sobre temas de salud pública y seguridad alimentaria al identificar las tendencias emergentes en seguridad alimentaria y las nuevas estrategias de control.

Artículos relacionados